viernes, 22 de junio de 2007

Otros cuentan: Blades y Virtualización - O lo uno o lo otro.

Mis amigos de Virtualization.info nos hablan de un estudio de Gartner sobre esa manía que parece invadirnos de usar Blades como plataforma hardware para virtualizar. Por lo visto no soy el único que no está de acuerdo. El artículo completo aquí. Os recomiendo su lectura.

5 comentarios:

Josep Ros dijo...

Yo también estoy de acuerdo con que los Blades no son el escenario más adecuado para la implementación de VI3. Tienen que ser servidores potentes con cuántas más vías mejor y que les quepa RAM para parar un tren. Lo de la opción Blade es más de cara a la galería que una opción válida para entornos de producción potentes.

Un saludo.

Daniel Matey dijo...

Estoy de acuerdo en que los blades no son para nada la mejor alternativa para virtualizar backends.

A mi ni siquiera me gustan en general por que creo que sumando todos los costes añadidos para usar blades (chasis, tarjetas, etc) salen mas caros.

Pero para clientes que requieren de mucha facilidad para añadir tarjetas, hbas, etc los blades son comodos pues se mapean los recursos a las maquinas con facilidad.

No hay que olvidar que en mi opinión virtualizar es una accion que realizamos por una serie de motivos, no una religión, no hay por que virtualizar todo ni luchar por alcanzar los ratios de consolidación mas altos del mundo.

Reducir 4 front ends a 2 blades en dos chasis por ejemplo te da tolerancia a fallos y garantia de que otros sistemas no lucharan por los recursos que has requerido en el dimensionamiento.

En fin si puede ser prefiero no tener blades, prefiero no virtualizar sobre blades aunque reconozcon que tienen su punto con el mapeo de hardware, pero tambien estoy en contra de las empresas que tienen la virtualización por bandera, que montan mastodontes con esx y que lo virtualizan todo, alardeando del numero de maquinas por servidor.

No olvidemos que hay para quien virtualizar es un negocio, para una empresa grande los beneficios de virtualizar un backend son ridiculos en comparación con la tranquilidad de asegurar los recursos, asegurar el soporte e independizar el servicio de problemas en otros puntos.

Ahora J.L me metara por todos los lados, lo se, pero es mi opinión.

J. L. Medina dijo...

Sin que sirva de precedente, estoy parcialmente de acuerdo con mi amigo Daniel. Los blades son para lo que son, y lo que digo respecto a los Sistemas Operativos, no existe la solución hardware universal, mal que le pese a algunos. Tampoco creo en los megaservidores (léase UNISYS E7000). La virtualización no es una religión, pero tampoco un mal necesario. Virtualizar, al menos con ESX, permite aislar y delimitar el consumo de recursos de cada máquina virtual, como si de blades (o servidores) se tratase. Virtualizar en el datacenter corporativo es una necesidad. Eliminar cajas que no hacen más que consumir electricidad y generar calor para dar un servicio mínimo no es una decisión más o menos ingeniosa, sino una obligación que el responsable de cualquier IT Manager debe atender y emprender lo antes posible. Y fijaros que digo reducir consumos y complicación, no virtualizar hasta los extintores. La virtualización ofrece una nueva capa hardware que resuelve muchos problemas relacionados con el coste y genera (como no) unos nuevos, relacionados con la gestión y el conocimiento. Virtualizar no es una alternativa, como tampoco Exchange es una alternativa al correo tradicional basado en POP, sino una evolución lógica de las infraestructuras corporativas de TI. Si, en mis tareas como consultor corporativo en infraestructuras, llevo la bandera de la virtualización, y en algunos casos, intento conseguir el mayor ratio posible de máquinas físicas contra virtuales, pero por necesidad estratégica, no por un tecnoorgullo mal entendido. Mi responsabilidad a la hora de elegir candidatos para la virtualización no se limita a sumar memoria y disco y, de una patada, meter el exchange corporativo en un entorno virtual, sino de analizar profunda y profesionalmente las necesidades de cada servicio (y fijaros que digo servicio, no máquina) y decidir si es o no virtualizable.

Para una empresa grande, y trabajo para una además de ofrecer mi consejo para otras, virtualizar reporta inmensos beneficios en el backend: Partir un adorado cluster de MSSQL en varias máquinas, distribuyendo la carga entre ellas, aislar OLAP de la base de datos (este sí que permanece en máquinas físicas, aunque los timings de las virtuales parecen ser suficientes), y conseguir POR FIN que una aplicación rompemáquinas se convierta en algo predecible sin multiplicar por tres el coste hardware y de alojamiento no me parece banal. Eso sí, requirió mucho trabajo de análisis, tanto de infraestructuras, sistemas y desarrollo. Pero los resultados hablan. Tampoco el diseño de estrategias de disaster recovery y de bussiness continuity es algo trivial, y la virtualización ofrece soluciones económicas y creativas (véase DRS o HA en ESX) para conseguir lo de que de otra manera, supondría un coste inasumible.

Virtualizar es también una buena espada para acabar contra el dragón de los macrosistemas, que nacen debido a la necesidad de minimizar costes.

Los que conocemos un poco ESX sabemos que un ratio de 16:1 no es un disparate. Con otros productos es un disparate, pero he mantenido entornos de producción y desarrollo (en este último caso he llegado a ratios de 24:1) sin una pérdida de rendimiento que imposibilite la utilización de los sistemas. Pero lo más importante para mi en estos casos no es el ratio: Lo importante es la estabilidad (uptimes de meses), la predictibilidad del rendimiento, la capacidad de gestión (tanto VC como SCVMM ofrecen capacidades avanzadas de gestión) y el soporte (Conozco el de VMware, tanto el oficial como el no oficial), las herramientas tanto propias como de terceros (Converter, ESX Ranger, etc) y por ahora, VI3 se lleva la palma, le guste o no a Microsoft, que al paso que va no tendrá opción comparable hasta el 2009.

Lo más curioso de este tema es que una de las grandes beneficiadas con la aparición de VMware ha sido, precisamente, Microsoft. Ha vendido más licencias y ha extendido su dominio (dada la brutal diferencia de incidentes en VMware a la hora de virtualizar Windows y Linux, en favor de los primeros) a entornos que eran dominio de Linux. No deja de ser curioso que ahora venga a morder la mano que le ha ayudado a comer más.

No descarto (ni muchos otros profesionales que conozco) que Microsoft termine dándose cuenta que las Virtualization Wars no llevan a ningún sitio, y que su paradigma de "Todo debe correr en Windows Server" no aplica a la virtualización. El Hypervisor no debe necesitar un OS, eso YA lo sabe el mercado. Esperemos que MS termine dándose cuenta. La situación que quedó tras la DB wars, donde quiso comerse a Oracle y no lo consiguió, puede repetirse, y con resultados nada alagüeños de nuevo.

Un saludo.

Daniel Matey dijo...

Pues nada, yo tambien estoy de acuerdo en mucho de lo que dices, pero con matices que algun dia discutiremos en esa caña que tenemos pendiente que nos la tendran que servir en jarras de 3 litros para que podamos tener tiempo a discutir todas estas cosas.

Solo una nota; se analiza una situación puntual, todo queda bien montado y sea el ratio final el que sea todo tiene el rendimiento adecuado, desgraciadamente las situaciones cambian, las maquinas requieren de mas recursos o aparecen nuevas necesidades de mas maquinas, los clientes hacen uso del dinamismo y con la escusa de la agilidad y la falta de tiempo terminan por generar situaciones que no son las deseadas.

Anónimo dijo...

Hola a todos, en cuando a utilizar blades como plataforma de virtualización, me gustaría saber como ha cambiado esta percepción con las nuevos tiempos.

Digo esto pues me estoy planteando virtualizar varios servidores de mi empresa, (otos no), y para ello una opción es usar blades, en concreto el c7000 de HP, con XenServer como soporte de plataforma de Virtulización.

Gracias
Marcos Ravelo