sábado, 28 de febrero de 2009

¿Qué significa para mí ser VMware vExpert?

Como anunció VMware, el hecho de ser nominado vExpert no implica que el nominado sepa más que nadie, o que simplemente los nominadores piensen que sabe más o es mejor que nadie. No ha sido la intención de VMware (y que conste que no hablo en su nombre) discriminar a nadie.

Para algunos, el vExpert es el merecido reconocimiento de VMware a una labor de "evangelización" y/o comunicación en todo lo referente al mundo de la virtualización, eso sí, centrado en sus productos.

En mi caso particular, lo considero un reconocimiento a casi diez años de pelea contínua intentando demostrar que esto de convertir PCs o Servidores en programas tiene sentido. Aún recuerdo cuando recibí el correo de VMware, allá por 1.999 en el que me anunciaban que me dejaban ser betatester de VMware Workstation. Aún recuerdo como me impresionó ver abrirse un Windows 95 en una ventana de mi RedHat 4/5. En ese momento supe que esto de la virtualización (Los PCeros, en aquel momento no sabíamos ni cómo se escribía la palabra en cuestión) me iba a gustar. Como buen teki (Técnico para el resto de los humanos) me dejé arrastrar por lo que atraía mi atención.

Pasó el tiempo, y por aquel 2001 cayó en mis manos el VMware GSX. Aquello ya era más serio: No se montaba como aplicación, sino ya como servicio. Me duró un mes, hasta que empecé a tocar ESX 1.0. Creo que la primera instalación en semi-pre-producción en este país la hice yo (admito divergencias sobre este punto)... Y mis ojos volvieron a brillar cuando conseguí que un IBM xSeries 440 arrancara el ESX y levantara máquinas virtuales. Seguía teniendo la misma mirada incrédula que allá por el 99.

Quien me conoce desde hace años sabe como empecé: Programando Cobol y ensamblador en un Phillips 3500. De ahí pasé a sistemas (Lo siento, el desarrollo siempre me aburrió mucho), y de sistemas, a Comms... Chico Cisco. Por estas cosas de la vida (y de la empresa donde trabajaba) tuve que implementar un directorio activo para un gran cliente, así que tocó estudiar. Y durante un tiempo me dediqué a proyectos Microsoft.... hasta que un día encontré mi hueco y me centré en la virtualización de lleno. Durante todo el tiempo previo siempre usé máquinas virtuales, hasta el punto de hacérseme incómodo el trabajar con máquinas físicas. Costó mucho convencerme a mí mismo de que aquello era apto para producción (para bien o para mal conozco ambos lados de la tecnología: El lado del que la vende y el lado del que la explota). Costó muchas pruebas y mucho  tiempo: Sólo en el 2003 me atreví a "meterle" ESX en producción a un cliente. Eso sí, fué un Oracle 8, con 2000 usuarios conectados..... porque el cluster físico se había caído. Y cuando el ESX pudo con ello, volví a sonreir incrédulo.

¿Y sabéis una cosa? Hoy, después de unos cuantos ESX montados, después de todos los proyectos en los que he tenido la suerte de participar... después de evangelizar, tanto fuera como desde este blog.. aún me sorprende ver un Windows 2003 arrancar dentro de un ESX.

¿A qué viene este rollo que os suelto? A que, en cierta manera, la nominación (el "award" que dicen los americanos) es una recompensa (yo lo considero así) a todo ese tiempo, a todo ese esfuerzo.

No diré que no me considero merecedor del "Award". Totalmente al contrario. Y de todas las medallas, chapas y/o certificaciones que pueda tener, esta es de las más preciadas.

Un saludo.