lunes, 10 de octubre de 2011

Google presenta Remote Desktop para Chrome


El viernes pasado Google presentó la beta de Chrome Remote Desktop , un plug-in para chrome que permite acceder a la consola de un equipo remoto desde otro sin necesidad de instalar un agente.

La versión actual requiere la presencia de un usuario a ambos lados de la conexión, es decir, tando del equipo controlador como del controlado. La conexión está autenticada por una clave de un solo uso que se genera en el extremo controlado y que debe ser comunicada al usuario del extremo controlador. Según indica Google, esta aplicación no es más que un demostrador de tecnología que demuestra las capacidades de Chrome, pero no deja de parecer un “aviso a navegantes”, especialmente después de probarlo y observar que el rendimiento es superior a otras tecnologías de control remoto.

Para los más versados en las intimidades de desarrollo, parece que este plugin se basa en una conexión P2P establecida con libjingle, combinado con una implementación de PseudoTcp en libjingle para proveer conexiones estables, todo sobre SSL. En lo referente a la presentación, usa protobuf para datos estructurados y framing y los gráficos con codificados mediante el formato VP8.

Independientemente de la tecnología, queda claro que Google ha desplegado todo su arsenal de armas en Chrome para demostrar que lo suyo no sólo es la nube.

La tecnología en sí no es nueva: Ericom, Citrix, Installfree y ThinVNC (por nombrar algunos que ya disponen de cliente) ofrecen algo similar. Otros, como VMware, están trabajando en ello. Lo curioso es que todas estas compañías trabajan en cierta manera para el sistema operativo, por lo que no es de extrañar que ofrezcan el producto. Sin embargo, Google, salvo por Android y Chrome OS, nunca se ha embarcado en este “percal”, fijando su objetivo claramente en la red... Entonces ¿A qué viene esto?

Por lo pronto, LogmeIN y Teamviewer ya tienen un competidor a la altura (por mi experiencia, hasta superior), aunque no creo que la intención de Google sea, precisamente, embarcarse en este mercado. ¿Estaremos a las puertas de un Windows en la nube de mano de Google?